Es importante reseñar la intervención en este puente.

Cuando se procedió a su restauración, en la margen izquierda aguas arriba del mismo se instaló una playa de trabajo para alojar de un depósito de cemento líquido continuo, destinado a los trabajos de continuidad. Los trabajos acabaron, el puente lo terminaron, pero la playa nunca fue desmontada, hoy casi esta naturalizada, casi.

Aguas abajo del puente, años después de su conclusión, todavía podemos ver los restos abandonados por la empresa constructora.

Entre los trabajos acometidos por la empresa, figuraba el realizar asentamientos del tablero base del puente, el construido bajo agua. Cuando se procedió a realizar la consolidación de dichos cimientos, se cegaron los pasos de agua con efecto Ventury que se ocasionaban bajo el mismo.

Al cerrar dicho flujo se cerró la corriente que alimentaba el pozo San Lázaro y que mantenía cierta profundidad en la zona de delante del Puente de Piedra.

Vista de la playa de cemento dejada por la empresa constructora.

Anuncios